HEADER MARKUPS

 
 

Noticias  »  Arte y Cultura »  Artes Plásticas

 Posada: impulsor del Día de Muertos
29 de octubre de 2007 15:02

Comentarios
 
La sarcástica obra de José Guadalupe Posada

La sarcástica obra de José Guadalupe Posada

 
Encuesta

Y tú, ¿qué celebras: Día de Muertos o Halloween?

Votar
 
Alfonso Quezada


¡Haz el Canal de Arte y Cultura tu página de inicio!


El grabador y dibujante aguascalentense José Guadalupe Posada (1852-1913) fue un artífice principal para la consolidación de la festividad del "Día de Muertos" en México, debido a su gran ingenio para pintar y grabar calaveras.

El artista mexicano, célebre por sus dibujos y grabados sobre la muerte, revivió figuras que representaban este hecho y las vistió de gala, las llevó a los jolgorios de la barriada, a la calle citadina, a las casas de los ricos y hasta las montó en bicicletas y a caballo.

Esto significó un humorístico festín macabro, pero a la vez histriónico y festivo que no tiene paralelo, y que le llevó a ser famoso en el mundo entero, sobre todo por su obra "La Catrina", grabado que representa una burla a la clase alta del Porfiriato.

Por medio de las calaveras, Posada y el editor Antonio Vanegas Arroyo señalaron gráficamente las lacras, miserias y errores de la sociedad de su época, y también satirizaron a los políticos vanales, ambiciosos y tiránicos, que los hizo parar en la cárcel.

Con sus grabados de esqueletos vivos personificados adornó las famosas calaveras, junto con esos versos que hacen alusión a la muerte y que él desarrolló de manera extraordinaria.

A menudo decía que "la muerte es democrática, ya que a fin de cuentas, ya sea güera, morena, rica o pobre, toda la gente acaba siendo calavera".

El arte de Posada, o Don Lupe, como le llamaban sus amigos, influyó en artistas posteriores como José Clemente Orozco, Diego Rivera, Francisco Díaz de León y Leopoldo Méndez, entre otros.

Asimismo fue catalogado como una vena vital del arte mexicano del siglo XX, comenzando por el movimiento muralista. Se le considera el precursor del movimiento nacionalista en las artes plásticas y de su obra se han hecho exposiciones nacionales e internacionales, además de que muchos de sus grabados aún son reproducidos.

Los especialistas entienden su obra como un claro precedente del muralismo mexicano. También es conocido en el mundo entero por sus estampas populares y caricaturas sociales, inspiradas en el folclor mexicano y, desde luego, por sus dibujos y grabados sobre la muerte.

El solía hacer trabajos de imprenta, publicitarios y comerciales, así como ilustrar libros e imprimir carteles, lo mismo que retratos de personajes históricos e imágenes religiosas. SIGUE…

Su pasión fue la caricatura política, con la cual registraba los sucesos extraordinarios y de la vida cotidiana, a los que les agregaba notas humorísticas, mientras que sus caricaturas eran adornadas con viñetas con arabescos y ornamentos vegetales.

Precedido de su prestigio con la litografía y el grabado, el artista trabajó y fundó periódicos de gran importancia, con una producción nacionalista y popular.

Sus altas dotes imaginativas y su habilidad para manejar el grabado lo llevaron a desarrollar nuevas técnicas de impresión, con el cual fue posible ampliar su notable obra, que puede calcularse en unos 20 mil trabajos.

Eso mismo ocurrió con sus ediciones de corridos, oraciones y juegos, tirajes de cuando menos cinco millones de ejemplares que llegaron hasta los rincones más apartados del país.

En 1895 introdujo la técnica del grabado de zinc, que utilizó en la mayor parte de sus trabajos.

Opositor al régimen dictatorial del general Porfirio Díaz, José Guadalupe Posada publicó en el periódico "El Hijo del Ahuizote" distintas caricaturas en alusión a los abusos del gobierno y las intrigas políticas.

Desde el estallido de la Revolución Mexicana, en noviembre de 1910, hasta su muerte, Posada trabajó incansablemente en la prensa dirigida a los trabajadores. Su vasta y variada obra, así como su calidad plástica, es uno de los más grandes valores que en ella se aprecian; pues ésta es producto de su ingenio y de su gran oficio de dibujante y grabador.

Son de admirar las composiciones llenas de movimiento, la intención de las líneas de grabado, la fuerza con que confiere el gesto a los personajes y las escenas que reproduce. El trazo era según el mensaje que quería transmitir; puede ser difuminado suave y grueso usando líneas encontradas, que transmiten la tensión del asunto violento y de la denuncia.

Los personajes, apoyándose de los textos chuscos y venenosos de las noticias, se muestran entonces mezquinos, cobardes, dignos o cómicos, según sea el caso. Adentrarse en la obra de Posada es toda una enriquecedora experiencia, ya que inevitablemente provocan risa, curiosidad, horror e indignación.

José Guadalupe Posada es considerado un artista popular porque provenía del pueblo, nutriendo su obra del imaginario popular mexicano y utilizando como modelos algunos grabados religiosos novohispanos, fotografías de la Dinastía Casasola y de Hugo Brehme.

Tomó también símbolos populares como los animales ponzoñosos, culebras y serpientes, esqueletos, fuego, rayo, sangre y muchos otros, considerado un maestro del Arte Mexicano, a pesar de haber sido rechazado en su época por algunos artistas académicos.

Sus estampas, en las que el artista presentaba el verdadero rostro de la realidad mexicana, chocaban de frente con la corriente de pensamiento que vivía el país a fines del siglo XIX, en la que la ciencia y la razón lo llevarían al progreso y a las buenas costumbres. Sus imágenes criticaban con un atrevido humor negro la desigualdad e injusticia social que existía en la sociedad porfiriana, a la que cuestionaba su moralidad y su culto por la modernidad.

También describió con originalidad el espíritu del pueblo mexicano desde los asuntos políticos, la vida cotidiana, su terror por el fin de siglo y del mundo, además de los desastres naturales, las creencias religiosas y la magia. Las obras van del chisme cómico a la noticia trágica, del suceso real a la narración fantástica; e ilustró corridos, historias de crímenes y pasiones, de aparecidos y milagros.

Retrató y caricaturizó a todo tipo de personajes: revolucionarios, políticos, fusilados, borrachos, militares, bandoleros, catrines, lo mismo que damas elegantes, charros, toreros y obreros. Sus obras son conservadas por organismos como el Instituto Nacional de Bellas Artes y el Museo José Guadalupe Posada, en Aguascalientes, además por coleccionistas particulares.

Posada nació en la ciudad de Aguascalientes el 2 de febrero de 1852, luego vivió en León, Guanajuato, y murió en la capital del país el 20 de enero de 1913, completamente solo. No obstante su genio artístico y su fecundísima labor, falleció tan pobre como nació. Fue sepultado en una fosa de sexta clase en el Panteón Civil de Dolores, en esta capital. Sus restos, que nadie reclamó, fueron arrojados siete años después a una fosa común, "en compañía de otras calaveras anónimas" que él no elaboró.


Notimex - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización.