HEADER MARKUPS

 
 

vida y estilo  »  Turismo »  Destinos en México

 Xantolo. Festividad de los Muertos
09 de abril de 2007 17:03

Comentarios
 
Xantolo
 
Encuesta

¿Qué opinas de esta tradición?

Votar
 


Si quieres saber de más eventos, consulta la Agenda de Eventos 2006
Xantolo, San Luis Potosí.- En nuestro país el Culto a los Muertos es una de las costumbres más arraigadas dentro de la cosmogonía de las diversas etnias que componen el mosaico pluricultural de nuestra gente, la zona de la Huasteca Potosina no es la excepción en cuanto a esta festividad, cada año en cada localidad de la región, los huastecos se preparan para recibir a sus fieles difuntos empezando con una semana de antelación los preparativos de las ofrendas que continúan todo el mes de noviembre.

Se levantan altares, que en esta zona se les llama arcos, profusamente adornados con la flor de cempasúchil, velas e imágenes, ofrendas que consisten de dulces, frutas, bebidas. Una costumbre muy huasteca es la de hacer senderos con velas y pétalos de cempasúchil a los altares domésticos para señalar el camino a las almas que los visitan.

Los elementos que componen el altar de muertos son el arco, una mesa de madera rectangular a la que en cada esquina se le coloca una vara de madera que representa las cuatro etapas de la vida del hombre (infancia, adolescencia, adulto y vejez) se doblan y se amarran las puntas formando 2 arcos en los cuales los travesaños que significan el paso de los siete ríos mitológicos donde se purifican las almas.

Se cubren con ramas de estribillo, limonaria o palmilla; posteriormente se adornan con flores de muerto. Con ellas se hacen cadenas que semejan rosarios. Se continúa su adorno con frutos como naranja, lima, mandarina, limón dulce, pedazos de caña, plátanos manzano, todo ello amarrado con izote.

El 31 de octubre, se prenden las primeras velas, se comienza a incensar el altar y se truenan cohetes, dando la bienvenida a las ánimas y anunciando la fiesta. Las primeras ofrendas son para los niños, conocidos como “angelitos“ y llevan: atole, chocolates, yuca cocida, dulces de calabaza, todo esto complementado con cuatzam (tamales) de cerdo, pollo o zarabanda cocinado en ollas de barro (apach). Se ponen también semillas de maíz y fríjol para seguir sembrando, sal para los no bautizados y agua para los que llegan cansados.

El 1 de Noviembre Día de Todos los Santos se hace una velación con rezos y alabanzas y se inciensan las imágenes y el altar, continuando la convivencia roda la noche. Los tenek, acompañan con algunas piezas que se tocan para la Danza de la Malinche.

CONTINÚA...

El 2 de noviembre Día de los Files Difuntos, en las comunidades de los tenek y los nahuas, se acostumbra adornar las tumbas con flores. Las ánimas permanecen todo el mes de noviembre entre los deudos y el día último de mes se renueva la ofrenda y se adorna el Pulich con frutas u flores, para despedirlos.

Cada uno de los municipios que integran la ruta del Xantolo tiene diversas actividades en torno a esta festividad. Aunque son las mismas tradiciones y costumbres en toda la región hay localidades que se distinguen por sus rituales en torno a esta fiesta, así en Axtla de Terrazas en la comunidad de Aguacatitla y Chalco se distinguen elementos rituales como el cambio de bastón de mando de Fiscal quien es el encargado del panteón durante todo el año en medio de las danzas y la música en el camposanto, toda la zona de Aguacatitla es un centro de salud por medio de plantas medicinales, estas son fechas propicias para la curación.

En Coxcatlán se esmeran en preparar los arcos y altares con juguetes para los niños difuntos, así si algún angelito tiene temor de acercarse al altar, los juegos son el símbolo que les acerca, en Huehuetlán son famosas la fruta de horno (pequeños panecillos), chocolate hecho en casa y dulces de frutas silvestres.

En San Antonio una población mayoritariamente tenek se celebra el Santorum como una oportunidad de poner en práctica los valores culturales legados de los ancestros, es común la música de viento en el panteón durante los 3 días que dura la velada.

En San Martín Chalchicuatla se hace la ochavada, esto es, que después de 8 días de pasada la festividad, se hace una tamalada para toda la comunidad y el día 30 de noviembre no se quitan los objetos del altar, sino que se deja a la intemperie hasta que el sol y el aire los consumen.

En Tamazunchale, Tanlajas y Tancanhuitz las danzas son una constante. En Quelavitab, localidad de Tanlajás las ceremonias de difuntos se hacen todas en dialecto tenek, en Xilitla son particularmente bellos los caminos y senderos adornados con pétalos de flor de cempasúchil y velas hacia los altares.

Fuente: Secretaría de Turismo de SLP