HEADER MARKUPS

 
 

Noticias » Noticias » México

 Testimonio : Niños desaparecidos
10 de abril de 2007 09:39

Comentarios
 

Faustino Alonso Reyes

A todos mis amigos y conocidos:

Por éste conducto me pongo en contacto con ustedes para solicitarles urgentemente participación y apoyo.

Prácticamente desde julio del año 2001 yo me quedé como papá soltero con mi bebé (Jürgen Alan Alonso Reyes) cuando éste tenía menos de 2 años de edad, y yo me encargué de cuidarlo y proveerle todo lo que él necesitaba, ya que su mamá, la señora Sonia Reyes Venegas, se fue a vivir a Morelia, Michoacán.

Lo anterior puede constatarse en el acta que le levanté por abandono de hogar en septiembre del 2001.

Y debo hoy dejar claro que se fue a vivir a Morelia, porque ella no quería al niño, lo cual nos dijo a mí y al niño, en infinidad de ocasiones, además de que constantemente, en sus momentos de desesperación, lo trataba mal y trataba de golpearlo.

Sé que muy probablemente cuando estaba sola con él, lo golpeaba.

Ella tiene serios problemas de personalidad, debido a que sufrió severos traumas por las terribles golpizas que su papá le daba de niña, lo cual podrán constatar en el documento del terapeuta que la atendió, traumas que se traducían en un constante maltrato al niño.

Sin embargo, en septiembre del 2002 (después de más de un año de haberse ido la última vez) ella me pidió la oportunidad de regresar a vivir con nosotros a México, cosa que yo le permití porque pensé que tal vez ya habría superado sus problemas y porque siempre creí que para mi hijo lo mejor era llevar una vida de familia lo más sana y equilibrada posible.

El problema es que a los tres meses de haber regresado, comenzó nuevamente con sus actitudes groseras y sus malos tratos hacia el niño, al cual le decía siempre (incluso delante de mi) que no lo quería, ‘escuincle’, que ya no lo aguantaba ni soportaba, que la iba a volver loca, que lo odiaba, que se arrepentía de haberlo tenido, que no la dejaba hacer nada ni trabajar, que era un ‘estorbo’ que le impedía desempeñar sus actividades profesionales como abogada, llegando incluso, varias veces, a amenazarme con matarse y matarlo a él para quitarse ya esa presión, por lo que siempre me decía que me quedara yo con él, que me lo iba a dejar, que ella se iba a ir a vivir a Morelia y que solamente yo le permitiera verlo de vez en cuando.

Así, durante todo 2003 vivimos lo anterior, pero lo fuimos solventando más o menos de forma razonable. Infortunadamente el problema de maltrato y desprecio hacia el niño se incrementó a partir de octubre del 2003, fecha en la que empezó a desquiciarse aún más debido a que se le presentó un problema en la vesícula -misma que tuvieron que quitarle en noviembre del 2003- y que le descontroló por completo los nervios, al grado que en febrero del 2004 hizo el intento de clavarle unas tijeras al niño nada más porque éste no se dejaba subir el dobladillo de un pantalón de la escuela.

En ese momento decidí que debía separar al niño de su mamá porque era ya peligrosa para él, por lo que el lunes uno de marzo del 2004 lo saqué de la casa y ella se fue a vivir a Morelia nuevamente el miércoles 3 de marzo (llevándose sin que yo me diera cuenta todos los papeles del niño, como pasaporte, actas, fotos, etc.)

Mi gran error es que en las vacaciones de Semana Santa que acaban de pasar, me pidió que si podía llevarle al bebé, y como yo antes -cuando estábamos separados- ya le había llevado en muchas ocasiones al niño y siempre me lo había regresado, cometí el gravísimo error de llevárselo, sabiendo que en lapsos cortos no perdía la calma en extremo con el bebé y podía convivir con él.

Así un día antes del domingo 18 de abril, en que yo iba a ir por él, me dijo que ella vendría a México el lunes 19 y que me lo entregaba, cosa que no hizo, habiéndose fugado con mi hijo, no sabemos en éste momento a donde.

Su familia solamente me dijo que se había ido a Ciudad Juárez, Chihuahua, de ahí al Paso, Texas y de ahí a Chicago. Si bien es probable que esté escondida en Morelia o en alguna ciudad de Michoacán, o que se haya llevado al niño a alguna ciudad de los Estados Unidos donde tiene muchos familiares viviendo de ilegales, particularmente a Houston, Texas, donde tiene dos hermanos

El parte ya se ha dado a todas las autoridades correspondientes, mismas que la están buscando, se anexan boletines de la PGR y la PGJDF, sin embargo a la fecha no tengo todavía ninguna noticia de mi hijo.

A los que crean en Dios les pido recen porque pueda encontrarlo cuanto antes, ya que mi bebé puede correr riesgo, además de que es mi vida la que se llevaron y estoy deshecho sin él.

Muchas Gracias

Faustino Alonso R.

Nota: Cualquier información que tengan les agradeceré hacérmela saber a mi casa, a mi mail (faustalonso@prodigy.com.mx o faustalonso@terra.com.mx) o a los siguientes celulares 04455-1266-1893 ó 04455-3076-2467



Tráfico de niños
Cuando el delito les roba su infancia