.
 
Nutrición
 
  

La cereza y su valor nutricional

 
página  1  »
La cereza y su valor nutricional
 
Niños e individuos a dieta deben comer cerezas.
 
 
Wendy Pérez
Reforma.-Como parte de la variedad de numerosos frutos con hueso que circundan el mundo, la cereza se ha distinguido de las demás a pesar de su pequeño tamaño.

Se cree que su sabor brotó por primera vez en tierras asiáticas y que posteriormente el Mediterráneo no la dejó escapar y la incluyó en distintos platillos de sabor dulce.
Indiscutiblemente los romanos y su afición por la gastronomía dieron pie al positivo curriculum que hoy día acompaña a este fruto.

Según el libro La Comida que Salvará su Vida, de Erwin M"ller, el gastrónomo romano Lúculo fue el responsable de emparentar a esta variedad silvestre del Oriente con los suelos europeos, obteniéndose resultados gratificantes.

Desde entonces la cereza aterrizó en casi todas partes, para aportar la grandeza que su pequeña fruta esconde.

Una de dos

Se calcula que existen más de 400 tipos de cerezas divididas en dos clasificaciones: las ácidas o guindas y las dulces.

Las primeras poseen un sabor más áspero y son demandadas principalmente en países de clima helado como Suecia y Finlandia, pues gracias a sus propiedades nutricionales se ha vuelto casi obligatorio incluirlas en diversas compotas, pasteles y en la fabricación de otros alimentos y productos dulces.

Por su parte, a las cerezas dulces les fueron atribuidas por los asiáticos y europeos el papel de ser hijas pródigas de los dioses y por lo tanto una bendición para el mundo.

De su versatilidad en la cocina hay mucho que decir, ya que su dulzón sabor favorece su intromisión en toda clase de postres, licores o al natural.

Cuando se trata de bebidas, la cereza también sabe ser el personaje principal y para ejemplos están el licor yugoslavo llamado marrasquino, que se saca de las cerezas negras, o el famoso destilado bautizado como kirsch, muy ingerido en la parte central del Viejo Continente.

Otra atribución que se suma a esta fruta de hueso es que su árbol, el cerezo, se utiliza como ornato en Japón.

Su belleza interna

Sea para embellecer el ambiente o para engrandecer postres, la cereza guarda un valor más: el nutricional.

La vitamina B5, el potasio, el hierro y la vitamina C son las principales cartas de presentación de esta fruta, además de que resulta diurética y depurativa.

Para los expertos en nutrición, los niños y los individuos a dieta deben ser los principales consumidores de cerezas e inclusive los médicos alientan a los enfermos de gota, ácido úrico o diarrea a tomar media docena o algunas cucharadas de jugo de cereza fresco en varias ocasiones al día.

Las mesas mexicanas estuvieron distantes de estas frutas de hueso por largo tiempo, impulsado por la distancia y el desconocimiento de sus bondades. Afortunadamente el intercambio comercial ha traído al país desde las tradicionales conservas hasta la fruta al natural, posibilitando a los amantes de la cocina y el buen comer conocer la certeza con la que la cereza derrama sabor.



 
 
página  1  »
Tu Nombre:     Tu mail:  
Su nombre:     Su mail:  
Comentario:
subir