HEADER MARKUPS

 
 

Noticias » Noticias » D.F.

 Detectan prostitución infantil en La Merced
11 de septiembre de 2007 18:05

Comentarios
 
Archivo
 
Encuesta

¿Crees que las autoridades están coludidas con esta red de pederastas?

Votar
 

México- Mientras que al menos 60 mil niños son víctimas de explotación sexual en todo el país, en pleno centro de la capital de la República cerca de mil jovencitas son obligadas a diario a vender sus cuerpos.

Tan alarmante resulta el fenómeno que ahora en el país "hay al menos 60 mil niños" que son víctimas de la explotación sexual con fines comerciales. Después del tráfico de drogas y de migrantes, éste "es el tercer negocio ilícito que más ganancias deja", revela un documento, el Informe especial sobre explotación sexual comercial infantil en el Distrito Federal, que acaba de darse a conocer.

Elaborado por la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), el informe señala que en la Ciudad de México ya se llegó al extremo de que 90% de los niños de la calle han sido víctimas, en algún momento de su vida, de abusos sexuales. Y todo ocurre sin que las autoridades tengan "programas y acciones" para enfrentar el problema.

Niñas de La Merced, pone como ejemplo el estudio, son "llevadas a Estados Unidos para ser explotadas sexualmente en Los Ángeles, Chicago y Nueva York". Regresan al cabo de algunos años, cuando "su edad no es la que demandan los clientes". Mientras que menores de Europa del Este son traídas a la Zona Rosa. Es otro intercambio comercial de la globalización.

De este gran negocio, casi tan redituable como el tráfico de drogas y de migrantes, se benefician padrotes, hoteles, cantinas, comerciantes y policías del Distrito Federal que les brindan protección…

-¡Ven!... ¡Vamos!.. -invitan a los clientes las prostitutas del callejón de Manzanares, situado en plena zona de La Merced. Desfilan en círculo, dando vueltas una y otra vez, durante todo el día, de acuerdo con información de la revista Proceso.

-¿Y de a cuánto el acostón, mamacita? -inquieren con avidez los cargadores de aliento alcohólico, los albañiles sin rasurar, los vendedores ambulantes que vinieron a tirar la cana al aire, pues al cuerpo hay que darle lo que pida.

-Te cuesta 100 pesos, 100 pesos el acostón normal. Ahora que si quieres sexo oral, una buena chupada, como Dios manda, son 50 pesos más. ¡Anímate!

-¡Uy-uy-uy! Sales muy cara. Déjame pensarlo, porque tú ya te ves medio traqueteada, medio pellejuda. Eres una puta vieja, maleada y vieja. Y a mí me gustan las chamaquitas tiernas, de piel suavecita, casi niñas. Déjame ver desfilar a tus otras compañeras. Necesito checar toda la mercancía. Así que circúlale, circúlale.

En el callejón, desfilan adolescentes de vientre plano y caderas apenas formándose, púberes pintarrajeadas sobre zapatillas de largos tacones. Sus historias son las de siempre: La miseria y la violencia allá en el jacal familiar las empujaron a la violencia de las calles de La Merced.

A los menores generalmente los inician en la prostitución entre los 10 y los 13 años, con engaños, violencia o inducción a las drogas. La mayoría proviene del Estado de México, Oaxaca, Puebla, Tlaxcala, Veracruz, Morelos, Michoacán, Hidalgo, Chiapas o Durango.

El 13 de abril pasado, las autoridades de la delegación Venustiano Carranza clausuraron siete hoteluchos de La Merced por dedicarse al negocio de la prostitución infantil.

Ese operativo sorpresa de tan sólo un día dejó entrever una realidad soterrada y cruda: cuartos rentados por familias enteras que vienen de provincia y prostituyen a sus hijos para sobrevivir, o alquilados por los propios pederastas que ahí tienen a la mano a los menores, o bien, utilizados como centros de drogadicción. Se encontraron personas inhalando cocaína, latas flameadas con residuos de crack y sustancias sicotrópicas.

Para los vecinos, esos operativos son puro show porque sólo se detiene a las víctimas y jamás a quienes encabezan las mafias de la prostitución. "Es parte del exhibicionismo de las autoridades. Son operativos inútiles que no resuelven el problema de la prostitución y la inseguridad. Mañana quedarán en el olvido", comenta Regino Ramírez.

En la Ciudad de México, la prostitución infantil sigue en aumento, sobre todo en la Alameda Central, las terminales de autobuses, la Zona Rosa, la Villa de Guadalupe, las estaciones del Metro, La Merced, la Central de Abasto… Sin contar la infinidad de bares, prostíbulos, casas de masaje, restaurantes y hoteles localizados en otras zonas. Es una actividad que se está normalizando, al grado de que ya "llega a formar parte del paisaje".

En el resto del país es lo mismo. Está el caso de Tenancingo, en Tlaxcala, que obtiene importantes recursos económicos de la explotación sexual de sus niñas. Ahí son "redes familiares" las que operan el negocio. A Tenancingo -dice el informe- ya se le conoce como "la mata de los padrotes".

Terra

Terra - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización.