.
  Portada 
   
  Superación y Desarrollo 
  Pareja y Sexualidad 
  Belleza y Moda 
 Salud y Dietas 
  Hogar y Estilo 
  Cocina 
  Boletín Semanal 
  10 Mejores Artículos 
 
 
Salud y Dietas
 
  

El ajo y la lectina de soya

página  1  2  »
 
ajo

Kena © Derechos Reservados
 
 
Alimentos nutritivos
 
Con sabor muy desagradable pero nutritivo el ajo: y la soya muy saludable
 
 
El doctor Erwin Möller es uno de los más notables investigadores mexicanos en el campo de la nutrición. El doctor Möller nació en Cuernavaca, Morelos, pero ha vivido la mayor parte de su vida en Puebla, donde reside actualmente.
Obtuvo su doctorado de bioquímica en la Universidad Autóno-ma de Puebla y la licen-ciatura en Nutrición Clínica en la Universidad Baylor de Dallas, Texas. Es un notable conferencista y escritor de libros de difusión popular de su especialidad.
El doctor Möller es un fer-viente defensor de los suplementos alimenticios y confiesa que son los responsables de su exce-lente salud, porque los con-sume diariamente.
Promueve con sincero entu-siasmo, basado en sus propias investigaciones, el ajo y la lecitina de soya, especialmente en su forma de comprimidos. Estos pro-ductos se venden en las tiendas naturistas y en todas las farmacias del país, en la presentación de la marca Gelcaps.
A conti-nuación nos da una breve explicación de los benefi-cios que proporcionan sus dos alimentos favoritos.

EL AJO

A pesar de su mal olor y sabor fuerte, el ajo es una de las plantas más utilizadas desde milenios atrás.

Gracias a los múltiples estudios que se han hecho del ajo en los últimos años, sabemos que contiene numerosos princi-pios activos, casi todos ellos azufrados, en una forma química que les permite Influir sobre diversos pro-cesos corporales.
Esto es lo que le da versatilidad en cuanto al número de acciones preventivos y terapéuticas que realiza.
De entre todas las propiedades que han sido estudiadas científicamente, diversos estudios han confirmado que quienes consumen ajo habitualmente muestran una circulación más fluida y una menor tendencia a formar coágulos espontáneos que pudieran producir infartos o embolias.
Su efecto puede percibirse ingiriendo ajo crudo, cocido o encapsulado y es similar al que ejerce la aspirina, sólo que actúa en dosis menores y sin ser tan agresivo con la mucosa gástrica.
No se necesitan tomar dosis elevadas de ajo para gozar de sus beneficios. Añadirlo a los diversos platillos de la comi-da diaria permite beneficiarse con muchas de sus propiedades.
Sin embargo, si se quiere garantizar un con-sumo todavía más benéfico, se puede tomar una cápsula diaria de ajo, que tiene la ventaja de retener todos sus principios activos, sin el típico problema del mal aliento o el mal olor corporal, que el consumo del ajo crudo ocasiona en muchas personas.

 
 
página  1  2  »
Tu Nombre:     Tu mail:  
Su nombre:     Su mail:  
Comentario:
subir
 
 
 
  
 Otros Artículos
 
 
 » La zona de la soya
 » Las presentaciones de la soya
 » Dieta de "la zona de la soya"