HEADER MARKUPS

 
 

Noticias » Noticias » Reportajes

 Lechón: el rey de la mesa navideña en Puerto Rico
15 de diciembre de 2008 12:49

Comentarios
 

Iñaki Estívaliz

San Juan, 15 dic (EFE).- El lechón es el auténtico rey de la mesa navideña en Puerto Rico, donde el gobierno ha dedicado a los puercos una ruta para que los boricuas sepan identificar y apreciar al verdadero cerdo del país.

El gorrino, tan denostado por vegetarianos y aunque dañino para las personas con alto colesterol y la presión alta, se prefiere en Puerto Rico asado en vara, mejor si es de lechonera de carretera y servido con un trozo de cuerito , esa sabrosa y crujiente piel tostada y de aspecto caramelizado que dispara los triglicéridos.

En las lechoneras -las más famosas, aunque no las únicas, las de la sinuosa carretera 184 de Guavate, en el municipio interior de Cayey-, la carne de cochino se sirve al peso y cortada a machete.

Se puede acompañar de arroz con gandules (legumbre), morcilla, guineos (plátano dulce) en escabeche o pasteles (masa de plátano o yuca rellena de carne con garbanzos y pasas).

También sirven de escolta casera o guarnición típica para el lechón, la ensalada de papa o de coditos (pasta), las viandas (ñame, yuca, yautía, batata) hervidas, los tostones (plátano frito) y las arañitas (plátano rallado y frito).

Del cerdo gustan hasta sus andares , según el dicho que ilustra que del puerco se aprovecha todo, del hocico a las pezuñas, y en el caso de Puerto Rico, se cocinan también las vísceras del lechón para preparar cuajito , una especie de menudo español pero sin garbanzos.

Y tanto gusta el cerdo en la isla caribeña, que los criadores locales no dan abasto para atender la demanda interna, explicó a Efe José Colón, propietario de la lechonera El Mojito de Guavate, quien siempre trata de preparar lechón del País , pero que como no hay suficiente, se agota pronto, sobre todo, en época navideña.

Durante todo el año, Colón asa cerdos, pero de noviembre a enero, en la época de Navidad en Puerto Rico, todo el mundo come lechón , indicó el restaurador, quien confesó que el secreto de su éxito está en el sazonado con el que prepara la carne y cuyos ingredientes no quiso revelar por celo profesional.

El Departamento de Agricultura (DA) puertorriqueño ha emprendido varias campañas los últimos años para promocionar el consumo del cerdo boricua frente al importado, una de ellas para tratar de convencer de que se consuma lechón en lugar de pavo en la tradicional comida familiar de Acción de Gracias.

Periódicamente, funcionarios del DA celebran parrandas con pleneros (músicos de plena, ritmo tradicional de herencia africana) para ampliar la Ruta del Lechón certificando restaurantes que sirven cerdo cien por cien del País con un cartel que lo indica.

La directora de la Industria de la Carne de Cerdo del DA, Zoraya Martínez, aseguró hoy a Efe que con ese sello el gobierno garantiza la frescura de la carne, que es más tierna, más magra, con menos grasa que la importada.

El DA trabaja mucho en la genética del cerdo a través de la inseminación artificial para conseguir una carne magra de características superiores , producida en unas 200 granjas que satisfacen entre el 14 y el 18 por ciento de la demanda de marrano en la isla.

Como el personaje principal de la Navidad puertorriqueña es el cerdo , este porcentaje del lechón consumido que se produce en el país sube hasta sobrepasar el 20 por ciento los meses de noviembre a enero porque en esta época se añade la cría artesanal , explicó Martínez.

Algunos puertorriqueños hacen un hueco en sus patios para criar cerdos por su cuenta con la intención de ganar un dinero extra en Navidad, lo que preocupa al DA porque estos animales caseros pasan a la mesa sin lavarse las manos, es decir, sin pasar por los controles oportunos de sanidad.

La vocación de los boricuas por el marrano ha quedado impresa en múltiples letras de canciones, que incluyen a veces otra afición del puertorriqueño, cantar con doble sentido, por lo que es fácil confundir con un mismo vocablo al sabroso animal con el adjetivo despectivo dirigido a una persona.

Así, y si es cierto que el rapero puertorriqueño Tego Calderón, en su tema No paso el cerdo , prefiere ser vegetariano, son más los músicos boricuas que reivindican a los gorrinos, como el salsero Víctor Manuelle, que comienza su disco Una Navidad a mi estilo con la canción Lechón, lechón, lechón . EFE

ie/cs

(con fotografía)

EFE

EFE - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización.