Terra > Memoria2010 >

Sentimientos de la nación José MA. Morelos
Guadalupe Gómez-Aguado

Sentimientos de la nación

"Morir o salvar la patria" fue el sublime pensamiento con que el héroe convocó aquel famoso Congreso que en acta inmortal, eterna, a la faz del universo consagró la libertad e independencia de un pueblo
 

Memoria 20/10

Terra © Derechos Reservados

Otros Artículos


Tropa vieja, tropa nueva

Tropa vieja, tropa nueva

También México tiene sus brazos y envenena también con sus gases, si enemigos no arreglan las paces nos iremos a dar de balazos, pelearemos a carabinazos con pistola machete y puñal, el soldado con el oficial: no habrá hombre que entrarle se niegue, puede ser que este tiempo se llegue ya se anuncia la guerra mundial.


ver más [+]

Guadalupe Gómez-Aguado


José María Morelos es el protagonista por excelencia del movimiento por la independencia. Héroe "de bronce", es ampliamente conocido por sus acciones a favor de la libertad de lo que a partir de 1821 se convertiría en México.

Uno de los documentos emblemáticos de este personaje, objeto de múltiples interpretaciones y reproducciones, es el que el mismo Morelos bautizó como Sentimientos de la Nación. Dicho documento fue leído en la sesión inaugural del Congreso Nacional, que se celebró en Chilpancingo el 14 de septiembre de 1813. En este escrito, a decir del secretario del caudillo, Juan Nepomuceno Rosáinz, se pusieron de manifiesto sus “principales ideas para terminar la guerra y se echa(ron) los fundamentos de la Constitución futura”.2

El documento representa una síntesis del pensamiento de Morelos, de sus ideales y de lo que el caudillo de la independencia quería lograr para bien de todos los habitantes de la "América Septentrional", como se le llamaba entonces al territorio en el cual estaba localizada la mayor parte del virreinato de Nueva España.3 Si atendemos a las opiniones de los estudiosos de la insurgencia, el “momento de Morelos” es muy significativo porque en su discurso y en sus escritos dejó de aparecer el nombre de Fernando VII –el monarca español preso en Bayona– como el inspirador de la lucha, y comenzó a hablarse ya abiertamente de la independencia “de América”. Antes de 1813 el argumento de la cautividad del rey fue la justificación para la instalación de las juntas insurgentes y para los primeros levantamientos armados.4

El camino para llegar a Chilpancingo y para que Morelos manifestara formalmente su ideario político fue largo y difícil, aunque en pocos años, de 1810 a 1813, las batallas que enfrentó fueron muchas y muy significativas. Morelos era el cura de Carácuaro cuando decidió unirse a la lucha insurgente que encabezaba Miguel Hidalgo, quien había sido rector del seminario en el cual estudió; el cura de Dolores encargó al de Carácuaro la conquista de las tierras del sur. Eran los primeros tiempos de la gesta insurgente y también fue el periodo más fecundo de la carrera militar de Morelos. En esos tres años encabezó cinco campañas militares, de las cuales cuatro fueron exitosas y en la quinta comenzó a declinar su estrella. En el año de la celebración del Congreso de Chilpancingo había salido victorioso en todos sus combates, y se puede afirmar que estaba en la cúspide de su éxito político y militar.5

La idea de celebrar un congreso insurgente fue del mismo Morelos, tal vez influenciado por Carlos María de Bustamante, y a ejemplo de lo que ya había sugerido Hidalgo desde diciembre de 1810.6 La intención era sustituir a la Suprema Junta Nacional Americana, inspirada en las que se habían fundado en España a raíz de la invasión francesa a la Península y que estaría encargada de gobernar a la Nueva España en nombre y en ausencia de Fernando VII. Instalada en Zitácuaro el 21 de agosto de 1811 a instancias de Ignacio López Rayón, asesor de Hidalgo y quien asumió el mando del movimiento a la muerte del cura de Dolores, estaría formada por cinco individuos, aunque no se integró formalmente debido a desavenencias entre sus miembros.

Así, Morelos convocó a un congreso que habría de reunirse en Chilpancingo, pueblo elevado al rango de ciudad para tal efecto, y redactó un reglamento para la celebración del mismo. En ese documento el caudillo del sur asentó que era imperioso tratar la situación de "los acontecimientos públicos" con el objeto de lograr "el mejor servicio y dirección de la sociedad".7 Finalmente, el día de la instalación de dicha asamblea Morelos dio a conocer sus Sentimientos de la Nación.

El texto que nos ocupa, ampliamente difundido y citado en la historiografía mexicana, tiene varias versiones, la primera de las cuales, el original redactado por el insurgente, estuvo extraviada durante siglo y medio. En 1965 se dio a conocer la versión firmada de puño y letra de Morelos, cuyo título sugiere que el cura de Carácuaro asumía como propios los anhelos de los habitantes de la nación que todavía no existía como tal, pero a la cual apelaba ya como una realidad, como lo demuestra el primer punto, en el que se afirma que "la América es libre e independiente de España y de toda otra nación, gobierno o monarquía".

Dicha afirmación es fundamental para comprender la transformación en la ideología del caudillo. Como ya se mencionó, antes de 1813 los textos de la insurgencia apelaban a Fernando VII, tal como quedó escrito en los "Elementos de la Constitución" que redactó López Rayón y que fueron modificados por Morelos, especialmente en el punto 5º, en el cual sugirió que ya no se hiciera mención al monarca español por ser "tan pública y notoria la suerte que le ha cabido a este grande hombre".8 De esa manera, en los

página  1 2 3 4 »


Banco de Imágenes

Interpretaciones al óleo

Reseñas

   
Publicidad