HEADER MARKUPS

 
 

vida y estilo » Turismo » Aventuras

 Tolantongo, un edén de roca y agua
04 de abril de 2007 18:13

Comentarios
 
Grutas de Tolantongo

Las Grutas de Tolantongo, uno de los mayores atractivos naturales del estado de Hidalgo, donde los aventureros practican el senderismo, rappel y la espeleología, se localiza a 19 kilómetros del pueblo El Cardonal.

El camino para llegar a las grutas se conforma de un paisaje árido donde abundan las cactáceas y por tramos es invadido por bancos de neblina. En una primera impresión, todo es desierto; no obstante, de repente se vislumbra una enorme barranca de más de 500 metros de profundidad, lo cual es un suculento reto para cualquier rapelista.

Ahí empieza lo que se descubre como un oasis: las Grutas de Tolantongo, donde el agua abunda en forma de cascadas, alimentadas por un río de transparente agua azul.

Y es justo al fondo de la cañada, debajo de la caída más grande que como una puerta resguarda la entrada, donde se encuentran estas grutas. Por fuera se puede disfrutar de las pozas naturales formadas por las cascadas en recodos de la montaña. En ellas se juntan aguas frías y calientes que emanan de la propia tierra.

En tanto que en el interior existe un manantial de aguas termales cuya temperatura aumenta conforme se penetra en la caverna. La belleza de sus estalactitas y estalagmitas es formidable, debido a que forman figuras inverosímiles rodeadas de agua y vapor.

Aquí es factible descender en rappel en varias de sus bóvedas, ya que muchas de ellas terminan en ríos subterráneos de poca profundidad; sin embargo, constituye una hazaña el descenso porque sus paredes son húmedas y hay mucho vapor.

Los techos son altos y resulta sobrecogedor ir bajando al tiempo que se escucha el eco del agua de los ríos y las cascadas internas. Las primeras bóvedas llegan a medir 35 metros de profundidad, la cual va aumentando conforme se avanza, mientras la temperatura y la potencia del agua van cambiando: entre más hondo, más caliente y fuerte son.

Tolantongo es una compleja red de canales que vienen del interior del cerro. Todo lo que le rodea resulta excepcional a los ojos del visitante: las pozas, las cascadas, la vegetación y el río.

Es un lugar perfecto para los aficionados a la escalada y la espeleología, para el senderismo y el campismo. La mayor recomendación que se puede hacer es que quien se anime a realizar un recorrido espeleológico, debe contactar en la entrada de las cuevas a los guías autorizados.

Fuente: CPTM