HEADER MARKUPS

 
 

Noticias » Noticias » El Mundo

 Abren 'corredor secreto’ en el Vaticano
04 de abril de 2007 08:51

Comentarios
 
Bruno Bartoloni

CIUDAD DEL VATICANO.- El llamado "Passetto", el corredor secreto que une el Vaticano con el Castillo de San Angel a través de una muralla, construído en el siglo XIII para proteger a los papas, fue oficialmente abierto este jueves.

El corredor, creado dentro de la muralla que une el Castillo de San Angel, al lado derecho del Tíber y en territorio italiano, con el Vaticano, estaba cerrado al público y fue abierto sólo en contadas ocasiones.

La última vez que fue atravesado fue el 22 de septiembre de 1870, cuando el papa Pío IX lo recorrió para protestar simbólicamente por la transformación de la Ciudad Eterna en capital del Reino Unido de Italia, tras la toma dos días antes de la ciudad por parte de las tropas de Piamonte.

La "propiedad" del corredor fue por largos años incierta y motivo de enfrentamientos, y no fue aclarada específicamente por los acuerdos de Letrán, firmados en 1929 entre Italia y la Santa Sede.

En 1991, un acuerdo fue finalmente firmado entre el Vaticano e Italia. El testo atribuye la propiedad de cerca de cien metros de muralla a Italia.

En un sector de la muralla que pasaba por el Vaticano, el papa Juan XXIII hizo construir en los años 60 un ascensor para que los prelados que trabajaban en el Vaticano pudieran acceder a las sedes de las congregaciones, frente a la plaza de San Pedro, sin pasar por territorio italiano.

Unas 50 personas fueron invitadas, junto con un grupo de periodistas, a recorrer desde el Castillo de San Angel el "Passetto", que está siendo restaurado, con un costo de 8 millardos de liras (unos 4 millones de dólares).

El pasaje de 600 metros, a 25 metros de altura, que en parte está cubierto, pasa por encima de las callejuelas del pintoresco barrio de Borgo Pío, por lo que se descubrieron divertidas inscripciones de todos los siglos, dejadas inclusive por mercenarios al servicio del papa.

Las huellas dejadas por los ataques a los palacios apostólicos, durante el saqueo de Roma, en 1527, aún se pueden observar.

Durante la histórica batalla, 147 guardias suizos cayeron para proteger al papa Clemente VII, que se había refugiado en el Castillo de San Angel.

El prelado español monseñor Pedro Lopez Quintana, asesor de la secretaría de Estado, y el Lugarteniente de la Guardia Suiza, Theodor Elmar Mader, acogieron a los invitados, entre ellos al director del museo del Castillo, Ruggero Pentrella, quien estaba escoltado por un coronel del ejército italiano,encargado del fuerte del Castillo, considerado aún una fortaleza militar.

Los dos militares intercambiaron ideas sobre una eventual exposición de las reliquias de la Guardia Suiza en el Castillo de San Angel durante el Jubileo del año 2000.

Los invitados atravesaron el cuartel de la Guardia Suiza, donde termina el corredor, para luego llegar a la capilla recién restaurada del cuerpo armado del Vaticano.

Para festejar el evento, un "brindis por la amistad" fue ofrecido ante las ventanas de los apartamentos del papa.