HEADER MARKUPS

 
 

vida y estilo  »  Mujer »  Hogar

 LUNCH O REFRIGERIO para tus hijos
10 de abril de 2007 17:39

Comentarios
 
Nuestros hijos y niños


Suscríbete al boletín y recibe los artículos más interesantes de la semana

A menudo, los padres de familia se preguntan qué alimentos deben llevar sus hijos a la escuela para consumirlos a la hora del recreo, o si será mejor darles dinero para que ellos mismos compren alguno de los productos que venden las cooperativas escolares o incluso afuera de las escuelas. El objetivo de este articulo es orientarlos acerca del lunch o refrigerio escolar más apropiado en beneficio de la salud de sus hijos.

Lo primero que deben saber es que el óptimo crecimiento y desarrollo de los niños depende de una alimentación saludable, tanto en calidad como en cantidad, por lo que es necesario proporcionarles a través de los alimentos, y en cantidades adecuadas, las sustancias nutritivas que el organismo necesita, como proteínas, carbohidratos, grasas, vitaminas, minerales y agua.

Una manera de saber si su hijo(a) esta consumiendo todos los nutrientes necesarios para su crecimiento es valorar su estado nutricional por lo menos cada año, la manera más sencilla de hacerlo es midiendo su peso corporal y estatura, algo que los padres pueden hacer por sí mismos, o bien acudiendo con su médico, y comparar el resultado de estas mediciones con las tablas de peso y talla incluidas en la Cartilla de Salud y Citas Medicas del niño.

Si su hijo (a) esta dentro del peso y estatura recomendados para su edad, felicidades, ya que no es adecuado que se encuentre por debajo de los parámetros indicados para su edad y estatura, o que presente sobrepeso u obesidad: ambas condiciones indicarían que la alimentación que está recibiendo es inadecuada, ya sea deficiente en una o más sustancias nutritivas, o excesiva en calorías, grasas y azúcares refinadas.

Los padres, maestros y profesionales de la salud son los responsables de que los chicos tengan un adecuado nivel de nutrición, ya que ellos influyen positiva o negativamente
en la selección y consumo de alimentos. Para cubrir las necesidades nutriciona1es y favorecer un adecuado crecimiento y desarrollo durante la infancia, y a diferencia de lo recomendable en la edad adulta, los escolares y adolescentes deben rea1izar cinco comidas al día, es decir, tres principa1es (desayuno, comida y cena) y dos refrigerios o lunch (uno matutino y otro vespertino).

Además de acudir a la escuela bien desayunados o comidos, según el horario escolar, 1os chicos deben consumir un lunch o refrigerio escolar. Sin embargo, desafortunadamente, gran cantidad de niños acuden a clases sin consumir alimento alguno, lo cua1 es un grave riesgo para su salud. Algunos estudios rea1izados mostraron que cuando los escolares se encuentran en ayuno, suelen cometer más errores y están en desventaja para asimilar y recordar la lectura de un texto, lo cual se traduce en menor capacidad de atención y aprendizaje, repercutiendo en su desarrollo.

Continúa en la siguiente página


Suscríbete al boletín y recibe los artículos más interesantes de la semana

¿Qué es un refrigerio o lunch escolar?

Un refrigerio o lunch es una 'comida ligera' que se ingiere entre las comidas principales para reparar fuerzas. Cabe aclarar que no sustituye ni al desayuno ni a la comida principal. Un buen lunch debe ser nutritivo y balanceado.

¿Cuál es la importancia del refrigerio o lunch escolar?

  • En primer lugar, el lunch o refrigerio escolar forma parte de las recomendaciones nutricionales durante la edad escolar y la adolescencia.
  • Debe proporcionar sustancias nutritivas indispensables para un buen crecimiento y desarrollo.
  • Impide que los escolares pasen muchas horas sin alimento, pues durante su estancia en el plantel están en permanente actividad.
  • Permite reponer energía para un óptimo rendimiento; los escolares lo requieren constantemente.

    ¿Qué comen los niños durante el recreo?

    Se ha observado que no todos los refrigerios que los menores consumen durante el recreo son saludables, pues en muchas ocasiones son alimentos llamados ‘chatarra’ ricos en calorías, grasas, azúcares refinados, sal e irritantes gástricos, y pobres en sustancias nutritivas.

    Por desgracia, muchos niños consumen con frecuencia y en grandes cantidades este tipo de productos, fáciles de obtener, listos para ser consumidores y apetecibles para ello fuera poco, algunos padres suelen dárselos como premio, de tal modo que muchas veces forman parte del lunch escolar. Esta situación es delicada, ya que contribuye a incrementar el peso corporal de los chicos; día a día aumenta el número de escolares con sobrepeso u obesidad, lo que los predispone a desarrollar a edades tempranas enfermedades como diabetes mellitus, presión alta, infartos, embolias y algunos tipos de cáncer.

    Además, en la mayoría de las cooperativas escolares se venden este tipo de alimentos, y en muchas ocasiones la higiene es poco satisfactoria o nula, por lo que la salud de los chicos se ve comprometida. Lo anterior no significa que estos productos se deban eliminar por completo, pues su presencia en la sociedad actual es innegable y a todos los chicos les encantan, pero es recomendable vigilar su consumo de alimentos saludables como verduras, frutas leguminosas y cereales integrales, entre otros.

    Muchas familias acostumbran preparar refrigerios escolares a base de embutidos como jamón, pastel de pollo, queso de puerco, mortadela o salchichas, pensando que son saludables; sin embargo, deben evitarse, pues son alimentos industrializados con alto contenido en conservadores, colorantes, grasa saturada y sal e incluso muchos de ellos son ahumados (ricos en nitritos y nitratos), lo que predispone al desarrollo de cáncer, de tal manera que su consumo debe ser ocasional, seleccionando los que sean bajos en grasa, sal y sin ahumar.

    Un acierto de algunas escuelas o maestros interesados en la nutrición de los escolares ha sido proporcionar a los padres de familia una lista con el lunch que los niños deben llevar a la escuela, además de supervisar que se cumpla, por lo que sería muy bueno que en los colegios se aseguraran de que los chicos consuman refrigerios saludables, y que las cooperatuvas vendan únicamente alimentos nutritivos y ningún alimento chatarra. Los niños necesitan comer más verduras, frutas y granos integrales y menos hamburguesas, pizzas, papas fritas y refrescos. Recuerde que los buenos hábitos de alimentación comienzan en casa, y desde la infancia.

    Continúa en la siguiente página


  • Suscríbete al boletín y recibe los artículos más interesantes de la semana

    ¿Cómo debe ser el refrigerio o lunch escolar?

    He aquí algunas recomendaciones para asegurarse de que el lunch escolar de sus hijos sea el adecuado:

  • Planee el fin de semana los refrigerios de cada día.
  • Combine diferentes alimentos naturales.
  • Recuerde que el refrigerio debe ser suficiente, pero a la vez ligero para no interferir con la siguiente comida.
  • Tome en cuenta los gustos personales del pequeño; .Incluya un alimento rico en proteínas (queso, huevo, carne, yogur), así como verdura o fruta frescas de temporada, agua simple o de fruta endulzada con poca azúcar. Utilice alimentos o preparaciones que no requieran ser calentados.
  • Si el chico asiste a clases por la mañana, prepare el lunch por la noche, colóquelo en el recipiente adecuado y dentro de una lonchera o bolsita de plástico, y guárdelo dentro del refrigerador.
  • Involucre al escolar en la preparación, pidiéndole que lave la fruta o verdura, la pique o ralle, le agregue limón, unte los frijoles, etcétera.
  • Enséñelo a comer las frutas con cáscara cuando sea posible, como en el caso de las uvas, la manzana y la pera, para aprovechar la fibra y todos sus nutrientes.
  • Si su hijo(a) tiene sobrepeso u obesidad, prefiera alimentos bajos en grasa: pollo sin piel, atún en agua, queso panela, verduras y frutas frescas; no le proporcione dulces, postres ni alimentos ricos en carbohidratos y grasas.
  • Al regreso de clases, asegúrese de que haya consumido su refrigerio.

    Algunos alimentos que puede incluir en el lunch o refrigerio escolar

    Frutas frescas: Naranja, plátano, manzana, pera, mamey; jícama, sandía, uvas, mandarina, toronja, guayaba, etcétera.
    Verduras: Ensaladas solas o combinadas de jitomate, pepino, zanahoria, germinados, lechuga, calabacita, betabel, etcétera.
    Emparedados o tortas: Frijoles con queso, aguacate con queso, atún, huevo, queso panela, mantequilla de cacahuate.
    Cereales: Palomitas de maíz, galletas Kracker Bran o habaneras, barras con fibra, cereales industrializados, avena instantánea.
    Alimentos de origen animal: Salpicón de pollo o de falda de res, atún con verduras, queso fresco tipo panela, requesón, cottage, leche, yogur, yakult, gelatina de leche, flan, arroz con leche, surimi.
    Líquidos y bebidas: Agua simple, tamarindo, jamaica o de fruta fresca endulzada con poca azúcar, jugo de frutas o verduras naturales.
    Varios: Nueces, almendras, avellanas, pistaches, pasitas, ciruelas pasas, cacahuates, palanqueta, amaranto, alegría, dátil, fruta cristalizada, dulces regionales.

    Alimentos no recomendables en el lunch escolar

  • Alimentos industrializados de escaso valor nutritivo, como refrescos, frituras de harina, charritos, chicharrones, papas fritas, pastelitos industrializados, hot dogs, paletas y dulces con chile, etcétera.
  • Exceso de mayonesa, mantequilla, crema y tocino.
  • Jugos industrializados.
  • Exceso de salsas picantes, que irritan las mucosas gástricas y predisponen a desarrollar gastritis.

    Si por algún motivo usted no puede prepararle el lunch a su hijo, y le da dinero para que se compre lo que desee en la cooperativa escolar, enséñelo a elegir alimentos saludables.

    Ejemplo de planificación semanal del lunch o refrigerio escolar

    Lunes:

  • Torta de frijoles refritos con queso
  • 2 duraznos medianos
  • Agua de naranja

    Martes:

  • Ensalada de atún a la mexicana (sin mayonesa).
  • 8 uvas
  • Agua de limón

    Miércoles:

  • Emparedado de mantequilla de cacahuate.
  • Fruta picada con yogur ( 1 taza)
  • Agua simple

    Jueves:

  • Salpicón de pollo.
  • 1 rebanada de até con queso.
  • Agua de jamaica.

    Viernes:

  • Papaya y piña picadas con queso cottage.
  • Una barrita de surimi con zanahoria rayada con limón.
  • Agua de pepino con limón.

    Recomendaciones generales:

    Evite que sus hijos compren alimentos en la calle; foménteles el hábito de lavarse las manos antes de comer y después de ir al baño, así como el cepillado dental después de ingerir cualquier tipo de alimento y a cualquier hora, incluso después del recreo. Fomente el ejercicio cotidiano como un hábito saludable para toda la vida y recuerde: el refrigerio escolar debe ser nutritivo y formar parte de las recomendaciones nutricionales durante la niñez.

    Los buenos hábitos de alimentación y ejercicio enseñados desde la infancia son indispensables para una mejor calidad de vida.

  •