HEADER MARKUPS

 
 

Noticias  »  Noticias »  D.F.

 La Zona Rosa cada vez más 'roja'
20 de agosto de 2007 18:27

Comentarios
 
'Gay Power'

La comunidad homosexual de la Ciudad de México salió a las calles a exigir sus derechos y reconocimiento
Foto: EFE

MEXICO- Las mujeres con tacones altos, grandes sombreros y hermosos peinados eran quienes llamaban la atención de los hombres que caminaban por las calles de la Zona Rosa en la década de los 60.

Ahora, los oficinistas no pierden de vista a las bailarinas extranjeras que, vestidas de pants y con grandes lentes, para disimular la desvelada de la noche anterior, acuden a almorzar al Café Ventura de la calle Génova.

Antes, los jóvenes juniors, con el pelo envaselinado, acudían en lujosos autos a la Zona Rosa para ligar a jóvenes de la alta sociedad.

Hoy, los que acuden son jóvenes con pantalones y camisetas entallados, que entre ellos mismos se hacen llamar "chichifos", y buscan quién se los ligue, les pague la cena, los invite al hotel y hasta les dé dinero por tener sexo.

La Zona Rosa, aseguran, se ha transformado.

"Es demasiado ingenua para ser roja, pero demasiado frívola para ser blanca, por eso es precisamente rosa", dijo José Luis Cuevas.

Pero ahora es entre rosada y rojo carmesí, pues la comunidad homosexual la ha tomado como un punto estratégico, y la venta de sexo se vive en sus calles.

Lugares donde sólo se permitía el acceso con saco y corbata para no ofender al respetable, pasaron a la historia.

El legendario Can Can, donde todas las noches había espectáculo de coristas, localizado en la esquina de Hamburgo y Génova, fue sustituido por una tienda de ropa para caballeros.

La Ronda, visitado por intelectuales de la talla de Guadalupe Amor y Manuel Felgueres, ahora es el table dance Foxy's; otro lugar que dejó huella en su época, ubicado sobre Niza, fue el bar Tirol, el cual ahora es tan solo una vieja casona en renta, donde antes ya hubo tiendas de autoservicio y cafeterías.

La Joyería Petit Elizabeth se transformó en el Café Ventura, las casas de cambio, librerías y galerías de arte de la calle de Amberes, ahora son bares y cafeterías de la comunidad gay, que se anuncian con banderas del arcoiris.

Con todo y la trasformación, los 24 hoteles que hay en la Zona Rosa pueden presumir que tienen una ocupación promedio del 80 por ciento durante el año, principalmente de turistas extranjeros.

A pesar de la invasión de ratas que hay, los 38 bares reconocidos por las autoridades y 10 table dance presentan buen aforo todas las noches.

Aún así, existe la añoranza de los años cuando llegaban ex presidentes, artistas de cine y deportistas en autos de lujo a los centros nocturnos.

Entonces no tenían que ser casi arrastrados por los 94 tarjeteros que ahora inundan sus calles, y que las autoridades vinculan con mafias de narcomenudistas.

Terra

Terra - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización.