0

Bien con el dinero, bien en el amor

Consejos para que el dinero no sea un motivo de enojo o incluso de separación con tu pareja.

15 dic 2015
16h57
actualizado a las 16h59
  • separator
  • comentarios

Una de las primeras decisiones que debe tomar una pareja es la forma y profundidad sobre la que van a conversar sobre el dinero. Desde las decisiones que se toman de novios pueden alertarse sobre los temas que podrían ser motivo de discusiones en el futuro. Tener un plan de vida en común implica ineludiblemente ponerse de acuerdo sobre como utilizarán el dinero, pues prácticamente toda actividad, meta u objetivo, necesita de dinero para llevarse a cabo.

Parejas
Parejas
Foto: iStock

¿Nos casaremos con o sin separación de bienes? Si ésta pregunta produce molestias en la relación, entonces ya puedes prepararte para tener conflictos toda la vida por motivos de dinero, pues quien no comprenda que el matrimonio involucra tres contratos: amoroso, legal y económico y que deben ser tratados de manera distinta, está arriesgando el bienestar y estabilidad de su futura familia.

10 cosas que debes saber

Conversar sobre dinero suele ser un tema tabú, pero discutir por dinero es lo más común del mundo, así demuestran las estadísticas mundiales donde se señala que por dinero ocurren el 50% de los divorcios. Pero no se trata de falta de dinero, sino de llegar a acuerdos sobre metas y la manera de administrar el dinero en la familia.

1. No existe almuerzo gratis, alguien terminará pagando lo que ahora te sale gratis, por ejemplo vivir con tus padres implicará un costo alto para tu relación de pareja y para la crianza de los niños; un préstamo sin intereses de tu cuñado lo hará merecedor costoso de brindar consejos que no has pedido y aceptar ayuda de tu suegro para comprar un auto será recordado por la eternidad.

2. Casa propia , es una decisión emocional no financiera. Si tuvieras el dinero para comprarla al contado podrías invertirlo a plazo en varias entidades financieras y conseguirías probablemente cobrar intereses más altos que el monto que pagarías en alquiler. Si no disponen de ese dinero, entonces tomarán un préstamo hipotecario, cuyas cuotas se llevarán gran parte de los ingresos corrientes, por lo que aunque la deuda esté a nombre de uno, ambos deberán privarse de muchas cosas para poder pagar las cuotas por los próximos 15 o 20 años y será motivo de carencias o renunciamientos de la familia, ¿quieren comprarse una casa propia? Adelante, pero antes evalúen que las cuotas no sobrepasen el 25% de los ingresos fijos que poseen y aclaren (de ser posible en documentos) de quien será la casa.

3. Convencer no es conversar, cuando uno de los dos cede es porque el otro ha tenido el poder de con-vencer, y si ha vencido es porque el otro ha sido derrotado, y quien así lo siente tarde o temprano buscará venganza.

4. Tacaño, desgasta mucho la relación quien está contando cada céntimo, o echa en cara cada gasto que ha realizado, como si el cariño expresado en los bombones o las flores pueda ser medido a través del monto de la factura. Lo mismo sucede con quien se alarma con cada gasto “innecesario” por más pequeño que sea, asfixiando a la pareja que debe esconder el papel del caramelo por haber gastado sin permiso previo en un gusto o un lujo.

5. Comprador compulsivo, demuestra baja estima o falta de confianza en sí mismo, necesita tener algo para sentir de que es alguien. Esta adicción al gasto, descubre problemas de fondo que pueden ser más profundos y por ello ahondar las crisis de pareja convirtiendo cualquier detalle en algo grave.

6. Lo que quiero no es igual a lo que necesito, queremos cosas distintas pero necesitamos cosas similares. Comprender que debemos identificar las prioridades y una vez que estén cubiertas recién aspirar a lo que queremos, puede golpear tremendamente el disfrute de una pareja. Por ello, el listado in extenso de los gastos y la honesta clasificación de necesidad, gusto o capricho debe realizarse de común acuerdo.

7. Cuentas separadas y cuarto compartido, independiente a quien gana dinero o a quien gana más, será importante que compartan en pareja un presupuesto familiar, pero que se reserven para cada uno un importe similar a ser destinados a los gastos personales y que no deberá ser justificado al otro. Detalles de los costos en la peluquería o en el futbol, pueden ser dilemas insalvables que terminan en discusiones eternas cada fin de semana destruyendo momentos valiosos en la relación.

8. Los niños no son baratos, antes de traer un niño al mundo hay que proyectar los costos relacionados a su crianza para los próximos 20 años, y evaluar sinceramente la capacidad financiera que ello implicará. Ser conscientes de las decisiones es necesario para asumir el mejor momento para esperar y recibir con amor, atención y cuidado a cada nuevo miembro de la familia, nuestros hijos se merecen ser cuidados con amor y responsabilidad económica.

9. Que pase lo que yo pasé, usualmente uno de los dos quiere que su hijo pase (o no pase) lo que él pasó de niño y joven, algunos creen que esas experiencias duras lo fortalecerán, otros consideran que si pueden evitar que su hijo pase carencias entonces debe hacerlo. Los extremos son malos por naturaleza, busquen la moderación entre ambos, mano de hierro con guante de seda puede ser un buen parámetro.

10. Vacaciones imperfectas, para ahorrar en vacaciones iremos al departamento cerca del mar que es de una prima del cuñado de un amigo del vecino de mi suegra. Pero, el resto del año no limpias, ni cocinas, ni planchas y ahora en vacaciones debes cuidar sin ayuda a los niños y hacerte cargo de todas las cuestiones del hogar, al volver de vacaciones necesitas vacaciones. ¡Cuidado! evalúen los pros y contras antes de emprender el paseo, que no sea que por ahorrar terminen peleados en lugar de divertirse y descansar. A veces es mejor bajar las aspiraciones y disfrutar de la familia.

Foto: iStock

5 cosas que no debes hacer

1. Asumir que quiere lo mismo, ¿dos personas con familias distintas, amigos distintos, hábitos distintos, un día se conocen, al tiempo están enamorados, deciden vivir juntos y por arte de magia quieren exactamente lo mismo?, nada más alejado de la probable realidad. Si nunca tienen discusiones de pareja, es porque uno de los dos está siempre aceptando lo que el otro quiere.

2. Sin hablar es mejor, si la boca calla el corazón explota. No es sustentable la actitud pasiva, como una olla a presión, sin válvula de escape indefectiblemente va a terminar explotando y ensuciando hasta el techo. Como lo dice mi madre: cuídate del agua mansa.

3. Mentira piadosa, no existen y son la mejor manera para infiltrar la desconfianza en la pareja. Lo que escondemos es porque alguna saña trae, si estuvieras orgulloso de ello lo mostrarías triunfante. Piensa y analiza: si se descubre, en realidad ¿vale la pena un disgusto con tu pareja? No permitas que lo escondido ponga en jaque tu vida, actúa con honestidad para poder exigir lo mismo.

4. Codeudor solidario, antes de salir de codeudor o garante de tu hermano o amigo, háblalo en pareja, resuelvan juntos los riesgos que pueden enfrentar más adelante por un tercero. En todo caso: tres son multitud.

5. Igual que mi papá, nunca tu esposo será igual a tu padre ni tu esposa igual a tu madre. Descubran lo que les enamora uno del otro y estén pendientes de las fortalezas que pueden potenciar, conversen sobre la metodología que les sirve a ustedes como pareja y familia. Cada persona es distinta, por ende cada pareja y cada familia también. No busques ni iguales ni distintos a tus padres, valora a quien te ama y aprende a convivir con quien hayas decido que quieres compartir tu vida, pero no lo compares a otra persona (ni para bien ni para mal).

La maravillosa complejidad del ser humano se manifiesta diariamente en cada intercambio y toma de decisiones de una pareja. No existe la receta perfecta, ni cuentas separadas ni conjuntas, ni si uno entrega al otro su salario y uno solo se encarga de administrar todo, busquen su mejor manera de comprenderse y aceptarse, pero háganlo con total transparencia, nadie sabe el futuro ni que desafíos vamos a enfrentar, es mejor que ambos estén preparados para tomar decisiones financieras y nada mejor que el conocimiento para ello. Sigamos Hablando de Dinero, porque así aprendemos a manejarlo mejor.

Econ. Gloria Ayala Person

www.ayalaperson.com.py

www.hablandodedinero.com

www.youtube.com/hablandodedinero

gloria@ayalaperson.com.py

MÁS DE TERRA TV:

Terra

compartir

comentar

  • comentarios
publicidad
publicidad