A diez años de su estreno

Casi una catástrofe: el casting, el romance y los accidentes durante el rodaje de El Cisne negro

En 2010 fue estrenada una atrapante película, casi de culto, que desnudó algunos aspectos sobre cuán cruel puede ser la vida cuando uno la toma como una competencia a matar o morir. El Cisne Negro cumple una década este año y repasamos algunas curiosidades del rodaje y sus protagonistas.
sábado, 12 de septiembre de 2020 · 09:00

Tenemos que admitirlo: uno de los grandes descubrimientos de este confinamiento han sido los hilos cinematográficos de Leonel Pérez en Twitter. Somos fanáticos y fanáticas de ellos; sobre todo por la gran cantidad de curiosidades de las que nos enteramos y que tienen que ver con grandes clásicos y sus rodajes.

Hace unas semanas hablamos de las curiosidades de El Diario de la Princesa; y ahora es el turno de El Cisne Negro. Esta película, dirigida por Darren Aronofsky fue estrenada en 2010; y tuvo a Natalie Portman y Mila Kunis como las grandes protagonistas. De la mano de @leonelperez_, repasamos 7 curiosidades

1) Con experiencia

Si bien queda en evidencia a lo largo de toda la película, vale aclarar que Natalie Portman (Nina en la película) tenía experiencia previa con el ballet. Durante toda su infancia y hasta los 12 años, Natalie estudió ese tipo de baile. De hecho, retomó las clases unos años antes de que le dieran el papel. Porque 10 años antes el director le había hablado del proyecto de llevar El Cisne Negro a la pantalla grande, y ella estaba segura de que sería la elegida.

2) Teleaudición

Como si se tratara de una entrevista laboral de la actualidad, pero hace una década. Así fue la audición de Mila Kunis (Lily en la ficción), quien fue entrevistada por el director vía Skype. Pero no fue tan casual: es que Portman ya había recomendado a Kunis.

3) Metidas en el personaje

Luego de estrenada la película, Natalie reveló que Aronofsky hizo todo lo posible por crear una rivalidad real entre las actrices. Al igual que sus personajes, el director intentaba que la tensión sea real entre Natalie y Mila. Y para hacerlo, sabía qué fibra tocar: les enviaba mensajes a ambas donde destacaba la performance de la otra protagonista.

Además, ambas actrices adelgazaron entre 9 y 10 kilos. Mientras que Kunis recurría al cigarrillo para no pasarse de las 1.200 calorías diarias, Portman tardó diez meses en llegar al peso de su personaje.

4) Nació el amor

Durante el rodaje de El Cisne Negro, Natalie se enamoró perdidamente del coreógrafo, Benjamin Millepied (quien también interpretó a un bailarín en la cinta). En 2012, Portman y Millepied contrajeron matrimonio; y tienen dos hijos: Aleph (nació en 2011) y Amalia (2017).

Fuente; Instagram @natalieportman

5) Gastos de emergencia

El presupesto para la película no era de lo más abultado. Por esto mismo, cuando Natalie sufrió una lesión en sus costillas, fue avisada de que no había fondos para costear un médico. Ante esta situación, Portman resignó su remolque para que -con ese dinero- contrataran a un doctor. Una fisioterapeuta la atendió; y la sesión de masajes fue grabada e incluida en la película.

Pero eso no fue todo. En otra de las escenas. Natalie se golpeó tan fuerte la cabeza, que sufrió una conmoción cerebral grave. Debieron realizarle una resonancia magnética que -afortunadamente- no arrojó nada preocupante para la actriz.

6) Escenas jugadas 

Mila Kunis contó que la escena sexual entre Nina y Lily fue muy incómoda de grabar; sobre todo para Natalie, quien estaba bastante nerviosa antes de filmar. Luego del estreno, las escenas sexuales de la película terminaron en portales pornográficos, sin autorización alguna.

7) ¿Celos?

Natalie Portman ganó 23 premios por su interpretación, entre ellos el Óscar a Mejor actriz. Esto despertó una polémica inesperada, luego de que Sarah Lane (la doble de Natalie para las escenas de baile) asegurara que no se le dio el crédito que merecía; y agregó que Natalie "solo había hecho el 5% de las escenas de baile", mientras que el resto había sido su trabajo.

 

El director de la película defendió públicamente a Portman, y afirmó que de las 139 escenas de baile que se hicieron, 111 son de Natalie y el resto de la doble.

Con un presupuesto de 13 millones de dólares, la película logró recaudar más de 300 millones de dólares en taquilla.