Polémico

Lo que no se vio: Miley Cyrus fue maltratada en el detrás de escena de los MTV VMA 2020

Así lo aseguró ella misma en el podcast de “Joe Rogan Experience”. Reveló los comentarios sexistas que recibió parte del director de la entrega de premios.
domingo, 6 de septiembre de 2020 · 12:07

La cantante estadounidense de 27 años de edad, Miley Cirus, es una de las jóvenes más exitosas del mundo entero. Recientemente, la ex de Liam Hemsworth fue parte de los MTV Video Music Awards, y fue allí donde danzó sobre una gigante bola de disco representando a su clásico “Wrecking Ball”.

Recientemente, Miley participó en el podcast de “Joe Rogan Experience” y denunció la doble vara con el que la industria de la música trata todavía a los hombres y a las mujeres. “Yo solo estaba haciendo unas peticiones sobre la actuación, nada de exigencias de diva. Quería que las luces estuvieran apagadas y que la luz de la sala solo me apuntara a mí. Sin luz clave, sin luz de belleza”, comenzó diciendo.

“La luz de belleza solo se utiliza para las mujeres y yo le dije al director que quitara las malditas luces. Nadie le diría nunca a Travis Scott o Adam Levine que no pueden quitarlas”, explicó Miley Cyrus en el podcast.

Y contó más de la situación: “Entonces el director me dijo que estaba bien, que haríamos lo mismo que hacen con los hombres porque eso es lo que quería”. Luego, surgió otro problema. Los brazaletes de Cyrus se caían cada vez que se subía a la bola de espejos, lo que obligaba a parar el ensayo hasta averiguar cómo solucionarlo.

View this post on Instagram

This Thursday @fallontonight

A post shared by Miley Cyrus (@mileycyrus) on

“Aquello no le sentó bien al director, que me dijo: ‘¿Quieres que te traten como a un chico? Porque no estaríamos lidiando con esto si fuera un hombre el que actúa'”. Lejos de ser la tierna Hanna Montana, Miley Cyrus respondió: “Bueno, ningún hombre estaría haciendo esto porque ningún hombre vende tu espectáculo con sexo como lo hago yo”. “Soy muy consciente de esto, y me molestó mucho que me obligaran a tener esta conversación tan ridícula como embarazosa”, concluyó.