El personaje más querido del Chavo

"¡Ropavejeeeeero!" Los 5 oficios que tuvo Don Ramón en el Chavo del 8, pese a su fama de "vago"

"No hay trabajos malos, lo malo es tener que trabajar" solía repetir Don Ramón (Ramón Valdés) en los episodios de El Chavo del 8. Y aunque no le gustaba mucho trabajar e intentaba evitarlo; repasamos los mejores 5 oficios que ejerció Monchito en los distintos episodios de la exitosa serie.
sábado, 6 de febrero de 2021 · 05:47

Don Ramón (el personaje interpretado por el inigualable actor mexicano Ramón Valdés) es de los personajes más queridos y extrañados de la televisión mundial. Su papel en El Chavo del 8, y también su gran corazón y cariño cuando las cámaras se apagaban, lo convirtieron en una figura sin igual. 

Entre tantos rasgos distintivos de Ron Damón (como lo llamaba El Chavito), uno de ellos era la poca simpatía que tenía hacia cualquier tipo de trabajo. "Soy alérgico al trabajo" solía responder cuando se le preguntaba, y sobre todo cuando el Señor Barriga llegaba para cobrar la renta. Sin embargo, y pese a esa "alergia", Don Ramón tuvo varios trabajos en la vecindad.

Fuente: Twitter @varedg 

A continuación, repasamos 5 de los más recordados. Y pese a su esfuerzo y constancia, nunca alcanzó a ahorrar lo suficiente para pagar la deuda de 14 meses de renta impaga.

Vendedor de globos

Todos recordamos la escena de El Chavo aferrado a una gran cantidad de globos, productos que terminan por llevar al niño por los aires; mientras que el resto de la vecindad le grita desde la tierra: "¡No te vayas Chavo!. Pues bien, esos globos los vendía Don Ramón, quien en uno de los episodios se dedica a ser globero.

Los pedidos de su hija, La Chilindrina, para que le regale globos; la competencia entre El Chavo y Quico para ver quién tenía más y las travesuras de los niños reventándose (o "ponchándose") los globos son algunos de los condimentos de este episodio.

Pintor

Si algo no iba con la tradicional y pintoresca Vecindad del Chavo, eso era el color amarillo. Pero en sus días (o en su único día) como pintor, Don Ramón se encargó de pintar la puerta de su casa de color amarillo. Este detalle no fue pasado por alto por el administrador, el Señor Barriga, quien se lo hizo saber. 

Por supuesto, y como era de esperarse, el amarillo termina siendo el color con el que todos los vecinos de la vecindad son pintados y hasta salpicados de pintura luego de algunos cruces y bromas entre ellos mismos.

Ropavejero

Todo trabajo dignifica. Como dice el propio Monchito, "ningún trabajo es malos; lo malo es tener que trabajar". Y, entre tantos oficios, Don Ramón también ejerció el de ropavejero. Con una gran bolsa de tela a cuestas, el entrañable personaje se encargaba de recolectar ropa vieja (de allí su nombre), además de botellas, cartones y otros desechos.  

Por supuesto que en este capítulo no faltan los golpes. las bataholas; y -el siempre esperado- golpazo con la bolsa y una bola de bowling en su interior.

Yesero / lechero

Ron Damón no solo se especializó en la pintura; también lo hizo en el yeso para revestir las paredes. Una interrupción mientras trabajaba y una socarrona respuesta del hombre del gorrito y el bigote al Chavo (le dijo que estaba enyesando con "leche de burra") deriva en un imperdible desenlace: todos los niños y vecinos beben un vaso de yeso como si fuera leche.

Y si de leche hablamos, en otro episodio el mismísimo Don Ramón consiguió trabajo vendiendo y repartiendo botellas de leche.

Carpintero

Fueron más de 5 a lo largo de todos los episodios. Pero en esta nota elegimos los que, a nuestro criterio, fueron los mejores oficios que tuvo Don Ramón. Y el capítulo en que el papá de La Chilindrina se desempeñó como carpintero no podía quedar afuera. Principalmente, por los permanentes juegos de palabras que hacen con la cola de pegar.

Pero, y como era de esperar, porque los martillazos en los dedos y todo tipo de desmanes están a la orden del día a lo largo de todo un episodio.