La eterna admiración de Chesírito

El memorable homenaje que El Chavo le hizo al mismísimo Shakespeare en un episodio

Más allá de que Roberto Gómez Bolaños le debe su apodo de Chespirito a una versión en diminutivo y "españolizada" del apellido Shakespeare, en un episodio de El Chavo del 8 sobresale otro homenaje más llamativo. Es por medio de una frase que pertenece a una obra del dramaturgo, y fue inmortalizada.
domingo, 25 de abril de 2021 · 08:39

Que Roberto Gómez Bolaños sentía una marcadísima admiración por el dramaturgo inglés William Shakespeare no hay quien se anime a dudarlo. Por empezar, el apodo del creador del Chavo del 8 y del Chapulín Colorado era Chespirito; y no se trataba de otra cosa que de un diminutivo de la forma "latinizada" de pronunciar el nombre de Shakespeare.

Si tuviésemos que escribir por fonética el apellido del autor de Hamlet y de Romeo y Julieta, probablemente escribiríamos "Chekspir". Y de allí, sumado a la bata estatura de Gómez Bolaños, surge en todo el apodo de Chespirito para el actor y realizador mexicano que hizo reír -y lo hace todavía- al mundo entero.

Chespirito. Fuente: archivo Terra.

Sin embargo, este no es el único homenaje de Chespirito a su admirado autor literario. Y a días de haberse conmemorado un nuevo aniversario del fallecimiento de Shakespeare (el 23 de abril, fecha en la que en algunos países se conmemora el Día del Libro), recordamos el homenaje más sentido -y soslayado- que Gómez Bolaños incluyó en El Chavo del 8.

Una frase memorable 

En 1975, en el episodio El cumpleaños de Don Ramón, hay un momento en el que Don Ramón esta convencido de que llegó su hora, y morirá pronto. Incluso, el propio personaje (interpretado por el adorado Ramón Valdés) se ve a sí mismo con las horas contadas, y cree ver que todos los habitantes de La Vecindad saben del triste e inminente desenlace.

Don Ramón. Fuente: archivo Terra.

Incluso, Monchito se mira en el espejo y, en ligar de verse reflejado; ve una calavera y la asocia con la proximidad de su muerte. Mientras tanto, asocia con su muerte cualquier frase o comentario que le hacen sus propios vecinos.

En este clima de tristeza y resignación, el Chavito (interpretado por Chespirito) mantiene una llamativa -y entretenida- conversación con el papá de La Chilindrina. Y tras brindarle sus palabras de apoyo, Don Ramón (un tanto desconcertado) le responde con una famosa frase que es un extracto de Julio César, obra de autoría de Shakespeare y de 1599.

 

 "¿Tú también, Bruto, hijo mío?" es la frase que le dedica Don Ramón al Chavo. Y es la misma que, en la obra de Shakespeare, le profiere el emperador romano Julio César a Marco Bruto (a quien quería como un hijo), y quien lo asesina en un cobarde acto de traición.

Si bien no ha sido exclusividad de Chespírito adoptar esta frase para dejar en evidencia a alguien que acaba de fallarle en la confianza a algún ser querido; el agregado de que sea Gómez Bolaños quien lo incluyó en un episodio tiene un valor especial. Porque queda en claro que el homenaje del cómico mexicano no estaba únicamente en el apodo con el que lo conoce el mundo.