El vendedor que fue parte de una foto histórica sin quererlo

The Beatles: la increíble y accidentada historia del protagonista de la tapa más famosa

Un 8 de agosto, pero de 1969, casi por accidente y de manera improvisada se tomó la fotografía que terminaría por convertirse en la portada del disco Abbey Road, de The Beatles. La imagen de los 4 músicos cruzando por una senda peatonal tiene a un quinto protagonista, quien nunca escuchó el disco.
sábado, 14 de agosto de 2021 · 09:13

Abbey Road fue el último disco de estudio de la banda británica The Beatles. Y sus obras son casi tan memorables como la tapa de este famoso disco, cuya portada no solo ha recorrido el mundo entero sino que ha sido imitada y homenajeada infinidad de veces por otros artistas o simplemente por simples fanáticos.

George Harrison, Paul McCartney (descalzo), Ringo Starr y John Lennon –en ese orden, de izquierda a derecha- cruzando por la senda peatonal de una tradicional calle londinense se convirtió en una tapa tan simple como sensacional.

La histórica portada de Abbey Road, el último disco de The Beatles. Fuente: Instagram @thebeatles

Ni siquiera hubo una mega producción fotográfica detrás de este trabajo, sino que fue lo que surgió en el momento para resolver una de las tantas disputas que habían surgido en el fuero íntimo de The Beatles: Paul quería que ese disco se llamara Everest y el arte de tapa fuera producido en el mismísimo Himalaya.

Pero los músicos no llegaron a ponerse de acuerdo, y el 8 de agosto de 1969un mes antes de que The Beatles se separaran- salieron a la calle en la que se encontraba el estudio de grabación y en cuestión de minutos y tras solamente 6 fotos resolvieron el arte de tapa de Abbey Road.

Para cuando Abbey Road salió a la luz, las diferencias entre The Beatles ya eran insalvables. Fuente: Archivo Terra.

El protagonista por accidente

A 52 años de esta emblemática portada del álbum –que ni siquiera había sido pensada de esta manera-, las curiosidades siguen sorprendiendo. No solamente porque el plan inicial era que el disco se llamara Everest y la fotografía fuera una producción en la cadena montañosa de Nepal, sino por un quinto protagonista que al principio pasó desapercibido en la icónica imagen.

Haciendo zoom en la portada de Abbey Road, se ve a un transeúnte ocasional que fue inmortalizado en la foto. Fuente: Producción Terra.

Muy cerca del extremo superior derecho se ve a un hombre de traje, parado al costado de un carro de policía y como si estuviera conversando con alguien en el interior del vehículo.

Efectivamente este hombre estaba conversando con un uniformado. Su nombre es (o era, ya que falleció) Paul Cole, trabajaba como vendedor estaba de vacaciones en Inglaterra con su esposa. Luego de visitar varios museos con su mujer, el hombre decidió salir a dar un paseo por las calles de Londres mientras aguardaba que su esposa culminara una de tantas visitas.

Y así fue como Paul Cole se encontraba delante de la cámara de fotos que captó una de las imágenes más emblemáticas de The Beatles mientras cruzaban la calle. Cole ni siquiera se percató de lo que estaba ocurriendo a pocos metros de su nariz, ni supo tampoco que terminaría por convertirse en una postal histórica.

Paul Cole, el protagonista accidental de la portada más famosa de The Beatles. Fuente: Twitter @HazloquedebasConx

Mientras conversaba con el oficial de policía, el propio Cole reconoció tiempo después que le llamó la atención la apariencia de los cuatro peatones que deambulaban por la senda peatonal y resaltó que los consideró “un montón de locos”.

“Así los llamé, por su look tan radical para la época. Uno no camina por Londres descalzo”, recordó Cole en una entrevista varios años después, e hizo hincapié en que uno de ellos (McCartney) iba descalzo.

En 1970, Cole se sorprendió cuando encontró el álbum Abbey Road en la casa de un pariente, y más sorprendido aún quedó cuando se vio a sí mismo como parte de la portada.

Paul Cole falleció en 2008 sin haber escuchado nunca Abbey Road, de The Beatles. Fuente: Twitter @HazloquedebasConx

 

“Tuve que convencer a mis hijos de que era yo. ‘Saquen la lupa y van a ver que soy yo, les dijo”, recordó en esa misma entrevista.

Un dato llamativo es que Paul Cole falleció en 2008 y nunca escuchó este fantástico álbum de The Beatles, el mismo del que fue parte de su portada.