HOGAR

Jardín: así debes combatir los ácaros de las plantas

Si día a día encontrás tus plantas dañadas por los ácaros, te traemos las opciones eficaces para eliminarlos de forma definitiva.
viernes, 5 de noviembre de 2021 · 11:03

Cualquier jardín puede sufrir el ataque de ácaros, que son plagas de insectos que afecta especialmente a los cultivos de cítricos, particularmente limoneros plantados en parques donde hay humedad necesaria para multiplicarse.  Esta  plaga voraz es capaz de exterminar las plantas de todo el jardín en muy poco tiempo y, como si fuera poco, son resistentes a distintos químicos, resultando ser unos bichitos muy difíciles de espantar.

En consecuencia, los ácaros constituyen un gran problema para los amantes de jardín ya que las plantas que son víctimas de sus ataques quedan vulnerables a otras enfermedades. Las malformaciones en el tejido vegetal pueden ser causadas por tres tipos de insectos (aunque técnicamente pertenecen a la familia de los arácnidos).

Por un lado tenemos al ácaro maravilla que afecta particularmente a los cítricos, causando daños en las yemas y brotes que las plantas que se encuentren en el jardín, sumado a las malformaciones en los frutos; el aceria oleae ataca a los olivos y produce los mismos daños que el ácaro maravilla; mientras que la araña roja es el ácaro más conocido porque ataca a las plantas domésticas, desarrollando una tela de araña en las hojas.

Los distintos daños que causan los ácaros pueden ser de la más variada índole, dependiendo de los ejemplares que tengamos en el jardín. Por un lado, los insectos se alimentan de la clorofila y generan la decoloración de tallos y hojas, a la vez que impide el correcto desarrollo de los frutos. Por otro lado, causa daños indirectos traducidos en la defoliación, también expone a las plantas a bacterias y hongos.

Foto: Pixabay

Por lo tanto es vital llevar a cabo las siguientes técnicas para combatir a los ácaros del jardín. En primer lugar podremos realizar una infusión con cáscaras de cebolla, colocándolas en un litro de agua, dejando reposar en la heladera durante un día y posteriormente pulverizando las zonas afectadas. La otra alternativa es utilizar cuatro dientes de ajo en dos litros de agua hirviendo, licuar la preparación y dejarla descansar en la heladera durante 24hs, resultando así un repelente mortal para los insectos dañinos.

Foto: Pixabay