Salud

¿Qué pasa si tomo refresco todos los días?

Estos productos pueden ser muy dañinos para la salud, y debido a esto, este miércoles 14 de abril, fueron retiradas del mercado mexicano algunas marcas de estas bebidas
viernes, 15 de abril de 2022 · 11:46

El refresco es una de las bebidas más consumidas en todo el mundo, por lo que México no es la excepción. Sin embargo, si se toman todos los días pueden causar daños a la salud. Su alto contenido en azúcares y otros ingredientes químicos, lo convierten en un producto muy perjudicial para el cuerpo, aunque para la población se ha vuelto un infaltable para acompañar las comidas o en días calurosos. 

Se dio a conocer que este miércoles 14 de abril, la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), en conjunto con la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), retiraron más de 10,000 de estos productos de tiendas de autoservicio y supermercados. Esto se debió a que en los productos había irregularidades en las normas de etiquetado, pues se omitieron el sello de exceso calorías o exceso azúcares, leyendas de alérgenos y las asociadas al contenido de cafeína y edulcorantes.

Cabe recordar que esta norma es de carácter obligatorio a nivel nacional, por lo que los productos comercializados en México deben de contener los sellos de advertencia nutrimental al frente de los empaques, ya que si se ubican en los costados o en la parte posterior del empaque puede invisibilizar los contenidos no saludables o engañar los consumidores sobre los ingredientes de los artículos, en este caso, de los refrescos.

Independientemente de la resolución de la Profeco, los expertos en salud aclaran que el tomar gaseosas todos los días, puede resultar sumamente dañino para la salud, ya que el abusar de su consumo provoca una serie de enfermedades irreversibles y otras de gravedad.

Esto pasa si tomo refresco todos los días

En México, algo que se toma en grandes cantidades es el refresco, que aunque regularmente tienen un rico sabor pueden provocar varios problemas si se toman todos los días, ya que en su contenido hay altos niveles de azúcar, colorantes y cafeína, entre otros ingredientes que pueden ser perjudiciales. Algunos efectos negativo en el cuerpo son los siguientes:

  • Diabetes y sobrepeso

Los refrescos tienen grandes cantidades de azúcares, por lo que los niveles de glucosa en la sangre aumenten considerablemente y se disminuye la acción de la insulina en el organismo, que es la hormona encargada de regular el azúcar en la sangre, así que si se ingiere estas bebidas gasificadas frecuentemente hay mayor riesgo de desarrollar diabetes.

Por si esto no fuera suficiente, el exceso de azúcar también se acumula en el organismo en forma de grasa, depositándose a nivel abdominal, en el hígado y en las arterias principalmente, lo que produce subir algunos kilos y desarrollar sobrepeso.

  • Se producen cálculos renales

Algunos estudios han demostrado que las gasesosas dañan los riñones, ya que se pueden producir las famosas piedras o cálculos renales debido al calcio que se llega a quedar en estos órganos cuando es expulsado a través de la orina.

  • Daño a los huesos y dientes

Muchos refrescos contienen una elevada cantidad de ácido fosfórico, substancia que elimina el calcio a través de la orina, esto hace que los huesos se debiliten y con el tiempo se pueda sufrir de osteoporosis. Además, la acidez de las bebidas gasificadas puede causar erosiones en la superficie del esmalte dental dañando los dientes, y el azúcar ingerido aumenta la probabilidad de tener caries.

  • Afectan la presión arterial

Las elevadas cantidades de sodio y de cafeína en los refrescos producen que haya un aumento gradual de la presión arterial, y asimismo, el consumo en exceso de fructosa, que es el azúcar presente en este tipo de bebidas, también es una de las principales causas de hipertensión.

Debido a estos problemas de salud derivados del refresco, desde el punto de vista saludable, no es bueno tomarlo todos los días y se recomienda que se debe reducir o evitar lo mayor posible el consumo de este tipo de bebidas y sustituirlas por otras naturales, principalmente agua.