Garganta

Los 4 mejores remedios caseros para aliviar el dolor de garganta

Cuando se trata de un dolor leve, contar con remedios caseros puede ser una opción efectiva para aliviar esas molestias y mejorar el bienestar general.
viernes, 1 de marzo de 2024 · 19:01

Enfrentar molestias en la garganta, ya sea por resequedad, tos o ronquera, es una experiencia incómoda que muchos hemos experimentado. Cuando se trata de un dolor leve, contar con remedios caseros puede ser una opción efectiva para aliviar esas molestias y mejorar el bienestar general. A continuación, se presentan algunos consejos prácticos que pueden ayudar a calmar esos síntomas y facilitar la recuperación.

  • Gárgaras de agua con sal

Hacer gárgaras con agua tibia y sal es un remedio eficaz para calmar la irritación en la garganta. La sal, al extraer la mucosidad del tejido inflamado, reduce la hinchazón. Mezcle un cuarto de cucharadita de sal en un cuarto de taza de agua tibia, disuelva la sal, haga gárgaras con la mezcla durante varios segundos y luego escúpala. Repita este procedimiento varias veces al día para obtener alivio y resultados positivos.

  • Té caliente con miel

Optar por bebidas tibias, como tés, puede ayudar a desinflamar la garganta. La miel, conocida por sus propiedades antibacterianas, forma una barrera mucoadhesiva beneficiosa. Disolver una o dos cucharadas de miel natural en una taza de té, especialmente de jengibre o manzanilla, no solo mejora el sabor sino que también contribuye a aliviar la irritación. Esta combinación ofrece beneficios hidratantes, lubricantes y suavizantes para la garganta.

  • Compresa caliente

Aunque la tradición oral sugiere que colocar una prenda de seda en la garganta puede aliviar el dolor, los expertos recomiendan un enfoque más práctico. Un paño caliente sobre la zona puede mejorar la circulación y reducir la inflamación. Humedezca un trapo con agua caliente, asegurándose de que esté a una temperatura tolerable, escúrralo y aplíquelo en la garganta hasta que se enfríe. Repetir este procedimiento varias veces al día puede proporcionar alivio.

  • Eleve la cabeza al dormir

La congestión nasal no solo dificulta la respiración, sino que también contribuye a la sequedad en la garganta. Para mitigar este malestar, se aconseja colocar una o dos almohadas adicionales debajo de la cabeza al acostarse. Esta elevación proporciona un mejor flujo de aire, aliviando la dificultad respiratoria y contribuyendo a reducir la irritación en la garganta, mejorando así la calidad del descanso.

Otras Noticias