2 eventos en vivo

AfD, asamblea en medio de interrogantes

21 abr 2017
12h23
actualizado a las 12h41
  • separator
  • comentarios

Frauke Petry, jefe de la derecha populista alemana, es una política ávida de poder. Así lo demostró en antesala de asamblea general del partido Alternativa para Alemania (AfD) en Colonia generando un terremoto interno.Las guerras intestinas por el poder en este partido de la ultraderecha alemana siempre han sido públicas. Antes de la asamblea nacional, que tiene lugar este fin de semana en Colonia, los dramas internos son variados.

Frauke Petry, una de los dos líderes del partido, quiso presentar su candidatura única, a pesar de que una mayoría optó por la dirección llevada por dos personas. Petry redactó una petición sobre "la futura orientación" del partido que buscaba dar un giro fundamental. La propuesta, empero, provocó críticas de todos los lados, en especial debido a que Petry apuntaba a una estricta división entre un ala de oposición política y otra fundamentalista. Una fórmula que ya rompió la cohesión del partido una vez.

Lea también:

Dossier: AfD, los populistas alemanes en problemas

AfD presenta un programa electoral centrado en frenar la inmigración

Petry trató de matar dos pájaros de un tiro: primero, darle al AfD una fachada de partido "burgués" y "popular" para ganar electores, y segundo, darle un certero golpe a su feroz contrincante dentro del partido, Björn Höcke, jefe de AfD en Turingia. En el AfD se combate con todas las armas. Michael Klonovsky, exempleado de Petry, comparó recientemente a esta y a su marido, Marcus Pretzell, jefe de AfD en Renania del Norte-Westfalia, con Bonnie y Clyde, la pareja de mafiosos de los años treinta.

¿Qué hay realmente detrás de la jugada de Petry?

Por un lado, Petry se dio cuenta de que no tendría mayoría en la asamblea de Colonia. Por el otro, Petry espera su quinto hijo para principios de verano (boreal) y, en realidad, pronto tendrá que tomar la licencia de maternidad.

Con su retiro, Petry sorprendió también a los demás líderes de AfD, tanto a su copresidente Jörg Meuthen, jefe en Brandeburgo, como a Alexander Gauland. Ahora, el partido de ultraderecha tendrá que buscar un nuevo consenso.

AfD quiere limar las grandes diferencias estratégicas durante la primera jornada de la asamblea. No está claro si la propuesta de Petry será o no sometida a votación de los 600 miembros. En cualquier caso ella, y la dirigencia, se han mostrado ahora más dispuestos a llegar a compromisos.

AfD: ¿Programa político de ultraderecha?

Una asamblea de un partido político siempre tiene una dinámica propia. Tanto dentro de la sala como afuera, en las calles, el fin de semana promete ser conflictivo. Colonia espera a unos 50.000 críticos de AfD congregados en distintas manifestaciones. Cuatro mil policías velarán por el orden público y muchas tiendas mantendrán cerradas sus puertas.

El verdadero objetivo de dicha asamblea es la adopción de un programa electoral en el que se proponen, entre otros: referendos como en Suiza, cierre de fronteras, cuotas de deportaciones, prohibición del velo islámico y prédicas obligatorias en alemán en mezquitas. Hay 200 páginas llenas de peticiones por debatir, pero es incierto si las querellas personales dejarán suficiente tiempo para hablar sobre la orientación del partido que pretende ser "una alternativa para Alemania".

Kay-Alexander Scholz (JOV/DZC)

compartir

comentar

  • comentarios
publicidad
publicidad