0

Desarrolan técnica no invasiva para detectar y controlar diabetes

22 abr 2017
08h53
  • separator
  • comentarios

Un equipo de científicos mexicanos ha desarrollado una técnica no invasiva basada en la espectroscopia Raman para detectar niveles de glucosa en sangre a través del análisis de la hemoglobina glicosilada.

El proyecto, liderado por Jorge Castro Ramos, se desarrolla en el seno del Grupo de Instrumentación y Óptica Biomédica del Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (INAOE) en Puebla, México; y ya fue aceptado por la revista Journal of Biophotonics para ser publicados en los próximos meses.

El investigador Jorge Castro dio a conocer que estos estudios se han realizado siguiendo los protocolos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y gracias al apoyo del doctor Francisco Gutiérrez Delgado, director del Centro de Estudios y Prevención del Cáncer (CEPREC) en Juchitán, Oaxaca.

De acuerdo con la OMS, a través del análisis de la hemoglobina glicosilada se puede conocer el control metabólico del azúcar en sangre en los dos o tres meses precedentes a la prueba para determinar y orientar el tratamiento de un paciente (http://www.who.int/diabetes/action_online/basics/es/index1.html)

Indicó que el trabajo del grupo en temas de medicina no es algo nuevo, ya que desde hace algunos años ha desarrollado trabajos con médicos en detección de cáncer de seno y de cérvix y detección de ictericia en los recién nacidos en colaboración con los doctores Alberto Delgado y Sergio Vázquez.

"Ahora estamos desarrollando un método alternativo para decidir si una persona es diabética o prediabética o tiene un nivel glucosa alto o bajo y de igual manera para el análisis de la hemoglobina glicosilada, que es el estándar de oro para determinar si un paciente es diabético o no", expuso.

Añadió que "el método tradicional consiste en picar la yema del dedo o extraer sangre vía intravenosa, pero en el método que proponemos no se tiene que realizar nada de eso".

A su vez, José Fabián Villa Manríquez, estudiante de doctorado y primer autor del artículo referido, agregó que la técnica se llama espectroscopia Raman, y propone una alternativa a lo que se hace tradicionalmente, que es pinchar el dedo o extraer sangre.

"Lo que proponemos es usar esta técnica que consiste en radiar a la persona en varias zonas vascularizadas como el lóbulo de la oreja, la frente y la yema de los dedos, en este caso usamos un láser infrarrojo, como una alternativa al método tradicional, ya no habrá punción ni dolor y se puede hacer las veces que se requiera", citó.

El también maestro en Ciencias apuntó que con esta técnica hasta el momento han logrado determinar si el paciente tiene niveles altos o bajos de hemoglobina glicosilada, y a lo que se quiere llegar es a determinar de manera cuantitativa los niveles de glucosa y hemoglobina glicosilada para decirle al paciente qué porcentaje tiene de glucosa.

Este estudio muestra, en un promedio de tres meses, qué tanto el paciente se ha mantenido estable o qué tanto ha alterado su nivel de azúcar. Para algunos médicos esto funciona como un diagnóstico y otros lo usan más como una prueba de control o seguimiento de qué tanto progresa un paciente determinado, qué tan bien le ha funcionado el medicamento o la insulina que se le ha suministrado.

En tanto el doctor Jorge Castro refirió que la hemoglobina glicosilada tiene sus ventajas sobre la glucosa porque la primera prueba para determinar si uno es diabético o no, es la prueba de la glucosa, pero ésta tiene la desventaja de que si uno toma una bebida o ingiere alimentos, el nivel de glucosa en unas cuantas horas varía, aumenta, y la hemoglobina glicosilada no, mantiene su valor constante sin importar si se ingirieron alimentos o no antes de la prueba.

José Fabián Villa expuso que el estudio se realizó en Juchitán, Oaxaca, donde el doctor Francisco Gutiérrez Delgado se mostró muy interesado cuando le presentaron la técnica espectroscopia Raman, así como la prueba de la reflectancia difusa y la tomografía óptica coherente (OCT).

El estudiante de doctorado agregó que durante más de dos meses de 2015 permaneció en Oaxaca para hacer las mediciones en 86 pacientes en las comunidades aledañas a Juchitán; quienes aprobaron que se les practicaran las pruebas.

"La próxima propuesta es trabajar con un número grande de pacientes, entre 200 y 500, para que contemos con diferentes niveles. Continuaremos trabajando en Oaxaca y comenzaremos en Puebla, en la Clínica 2 del Instituto Mexicano del Seguro Social", refirió.

Notimex Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización.

compartir

comentar

  • comentarios
publicidad
publicidad